“MADyGRAF” (EX DONNELLEY) BAJO CONTROL OBRERO – Argentina / Periódico RP Nº2

Por Karina Rojas y Jimena Tristán

La gráfica Donnelley, hoy Cooperativa “MadyGraf” es un ejemplo, una experiencia de cómo sortear el cierre de la fábrica y el desamparo, de cómo buscar la solidaridad con otros sectores, de cómo aceptar la forma de cooperativa pero no renegar de su pelea de fondo: la expropiación y estatización bajo control obrero.
Pensamos que su lucha merece ser contada y re-contada. Y más, en un momento donde (como en otros países) la economía uruguaya no crece a niveles comparativamente similares a años anteriores, y en donde las patronales y sus gobiernos no dudarán en quitar nuestras conquistas obtenidas, con tal de ellos seguir manteniendo sus niveles de ganancias. La experiencia de Donnelley nos marca el camino para defender lo nuestro e ir por más.

La lucha de los obreros gráficos

Hace años que los trabajadores se venían organizando, logrando recuperar la Comisión Interna y organizarse de forma democrática. Hace 3 meses, la multinacional norteamericana cerró sus puertas de un día para el otro, dejando a más de 400 personas en la calle, apelando a una quiebra fraudulenta. Los obreros y sus familias reunidos en asamblea decidieron ocupar la fábrica y la mantuvieron en funcionamiento, preservando las fuentes de trabajo. Tuvieron que lidiar con el síndico de la quiebra que retenía los cheques para que no se cobren los sueldos, con la Gendarmería que varias veces intentó reprimirlos, y con el gobierno nacional que tardó en otorgarles un subsidio para la producción y la habilitación de cooperativa.

“Familias en la calle nunca más”

Frase que acuñaron junto a los trabajadores de la autopartista Lear, quienes también se encuentran en conflicto por despidos, y contra quienes la patronal y el gobierno mantienen una línea mucho más dura. Fue por esto que los gráficos se hermanaron a la lucha de Lear: hicieron varios encuentros convocados en conjunto, para no aislar la lucha. Tanto Lear como Donnelley son la expresión de un fenómeno de los últimos años en Argentina conocido como “sindicalismo de base”, en el que sectores de trabajadores de distintos gremios comienzan a organizarse contra la burocracia sindical peronista y deciden hacerlo democráticamente. Donnelley adquiere además expresiones propias del clasismo y de posturas de independencia respecto del Estado y las patronales.
Los trabajadores de Donnelley se vieron obligados a organizarse en cooperativa para poder cobrar sus sueldos retenidos por el Estado, aunque su pelea es por la estatización.

Comisión de Mujeres de Donnelley

Alejandra Cortell Cubi cuenta: “Nos organizamos como Comisión de Mujeres en el 2011, cuando la patronal intentó despedir a diecinueve compañeros y logramos torcerle el brazo. Desde entonces intervenimos en cada lucha obrera y por los derechos de las mujeres…Queremos poner esta gran imprenta al servicio de la comunidad, imprimiendo manuales escolares para los hijos de los trabajadores y de los sectores más humildes de la sociedad, para que a ningún chico le falte un libro” .

El rol del PTS

El Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), hermano de nuestra organización JRI, ha jugado en todo este tiempo un rol destacado en la organización de la fábrica integrando la dirección de la Comisión Interna. Ha colaborado en el desarrollo de una verdadera militancia obrera, donde los trabajadores vienen haciendo una experiencia de lucha y organización que contribuye al avance de su conciencia de clase. Lo distintivo del aporte del PTS tanto en Donnelley como en Zanón es la potencialidad de la autoorganización de la clase obrera y del control obrero como perspectiva del doble poder, aspecto fundamental en la pelea por un gobierno de los trabajadores.
Hoy tiene el desafío de aportar a la experiencia del control obrero, en la perspectiva de convencer a cada vez más obreros (y sus familias) de que para poder terminar con el flagelo de la desocupación, y de la explotación hace falta conquistar un gobierno de los trabajadores. Como dijo una vez una trabajadora de Brukman, otra empresa recuperada en 2001, “si los obreros podemos dirigir una fábrica, ¿por qué no podemos dirigir el país?”.

La experiencia cooperativa en Uruguay

Nos proponemos en el próximo número de nuestro periódico desarrollar un contrapunto con el movimiento cooperativista uruguayo y las experiencias de control obrero de Zanón y Donnelley. Analizaremos las ventajas y puntos críticos de las cooperativas como alternativa a la lógica de mercado a partir de la economía solidaria y sus posibilidades de trascender el sistema capitalista.

1 El nombre de la cooperativa MadyGraf viene de Mady, la hija de uno de los trabajadores, quien padece una enfermedad grave, y en su honor los obreros en asamblea eligieron su nombre para la cooperativa.

2 “‘Familias en la calle nunca más’, la propuesta de las mujeres de Lear y MadyGraf”, 10/10/14, laizquierdadiario.com


El ejemplo de Zanón
“…se cumplen 13 años del día en que la patronal de Cerámica Zanón cerraba sus puertas, dejando a más de 300 familias en la calle. Gracias al esfuerzo de sus trabajadores, hoy la fábrica sigue funcionando gestionada por sus valientes obreros que además de preservar su fuente laboral, han generado más de 100 nuevos puestos de trabajo. Así nació FaSinPat (fábrica sin patrones) convirtiéndose en ejemplo de lucha para los trabajadores de MadyGraf y para otros miles de trabajadores en todo el mundo.” Así comienza un Comunicado de los trabajadores de MadyGraf del 1º de Octubre .
La experiencia de Zanón marcó un antes y un después en el movimiento de empresas recuperadas. En los peores momentos de la crisis (2001-2002) han sabido unirse solidariamente a los movimientos de desocupados y a otros sectores de trabajadores en la Coordinadora del Alto Valle para luchar en común. Han mantenido una postura independiente de los gobiernos nacional y provincial, han peleado contra la burocracia sindical de su sindicato. Desde el inicio plantearon que ellos exigirían al gobierno provincial la expropiación sin pago de la fábrica y la estatización (o provincialización) pero bajo control de los propios trabajadores, ya que entendían que la empresa Zanón cumplía un rol social, ya que en manos del Estado podría proveer de cerámicos y otros insumos a hospitales y escuelas públicas, y hacer planes de vivienda para los sectores populares. Siempre aclararon que ellos no querían volverse patrones sino que querían seguir siendo trabajadores. Aunque obligadamente tuvieron que organizarse en cooperativa, nunca dejaron de reclamar la estatización. Han reformulado el estatuto del Sindicato de Obreros y Empleados Ceramistas del Neuquén (SOECN) proponiendo la rotación de directivos, la vuelta a la línea de producción una vez terminado el mandato, la representación de las minorías en Directiva, la toma de decisiones en asamblea, entre otras medidas que generan un anticuerpo para evitar la burocratización.

“Los trabajadores de MadyGraf, junto a los obreros de Zanon”, 01/10/14, laizquierdadiario.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s