Lo que nos mata es la violencia machista

Por Karina Rojas

En el Acto oficial por el Día Internacional de la Mujer, el actual presidente Tabaré Vázquez afirmó que en Uruguay “debe de estar muriendo más de una mujer por día por fumar. No las mata ni el sida, ni la violencia doméstica, ni los accidentes como las mata el tabaco”. Aclaró que lo decía “como gobernante, pero también como médico” y repitió una vez más: “el principal enemigo que tienen las mujeres es el consumo de tabaco. No es una obsesión, es una realidad” (El País).

Casi inmediatamente comenzaron a llover en las redes sociales y en los reportajes de algunos medios, críticas de parte del movimiento de mujeres y de distintas organizaciones feministas que inclusive mantienen relaciones con el frenteamplismo.

Desde la ONG Mujer y Salud Uruguay (MySU), la referente del movimiento feminista uruguayo Lilián Abracinskas, señaló a distintos medios que las declaraciones de Vázquez generaban “desilusión”, y “él dice que el enemigo de las mujeres es el tabaco, yo le diría que enemigos tenemos muchos y que es probable que el tabaco sea uno de los peores, pero a esta altura yo creo que el principal enemigo son aquellos hombres que no tienen consciencia de lo que estamos hablando y además tienen poder de decisión”.

Si no fuera real, parecería un chiste del presidente identificar al tabaco como nuestro principal enemigo, siendo que en la sociedad uruguaya se encuentra hoy sensibilizada por las recurrentes muertes de mujeres por violencia machista.

Las cifras de la Violencia

En lo que va del año hay unas 13 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas, producto de la violencia machista. Estas cifras, en perspectiva, superarán con creces las del 2014 donde tuvimos 24 feminicidios.

Pero los feminicidios no es la única manifestación de la violencia contra la mujer y del patriarcado como sistema de opresión. El acoso sexual, el ciber acoso, la violencia verbal y los abusos que se dan en las calles, las violaciones, las redes de trata y prostitución, la explotación infantil, la discriminación en los lugares de trabajo, la precarización laboral, la marginación y la pobreza, son todos padecimientos que lamentablemente se transforman en una constante en la vida de las mujeres, en especial de la clase trabajadora.

Las perspectivas del gobierno de Vázquez como continuidad con rasgos de derecha
Aquí afirmábamos … que Vázquez volvía al gobierno, aunque con un margen menor de maniobra en términos económicos, por lo que se espera de él una profundización de las políticas que favorecen a los empresarios nacionales, los bancos y las inversiones de capitales transnacionales. Esto ya se vio, por ejemplo, en el aumento de las tarifas de los servicios públicos del anterior gobierno de Mujica, y que Vázquez continúa.

También alertábamos sobre un posible retroceso en cuanto a las conquistas democráticas básicas que se habían otorgado en períodos anteriores. A su vez, en otra nota mencionamos la reafirmación en el cargo a ministros como Fernández Huidobro en la cartera de Defensa, un reconocido “amigo” de los militares, que no duda en protegerlos de cualquier juicio que intente condenarlos por sus crímenes cometidos en la última dictadura.

¿Quién es Tabaré?

Tabaré es un hombre que nunca se destacó por acompañar la lucha de las mujeres. Más bien lo contrario.

En 2008, siendo presidente y con el aval de en ese entonces la Ministra de Salud pública María Julia Muñoz, Vázquez vetó el artículo de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva donde habilitaba la interrupción del embarazo por la sola voluntad de la mujer, un artículo inclusive más progresivo que la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que finalmente se votó en noviembre de 2012.

Son conocidos los vínculos de Vázquez con la Iglesia Católica, a partir de su matrimonio con María Auxiliadora Delgado.

En el plano de los derechos humanos se destacó por promover la teoría de los dos demonios con su frase “nunca más uruguayos contra uruguayos”, y manteniendo vigente la Ley de Caducidad.

Su relación con el imperialismo se graficó con varios encuentros con el asesino Bush durante su primer mandato, expresión de un ala del FA más tendiente a hacer tratados de libre comercio con Estados Unidos, inclusive por fuera del Mercosur.
Tabaré, que en algún momento estuvo de acuerdo en considerar bajar la edad de imputabilidad, también se valió de muchas críticas de los movimientos que hacían campaña contra esta iniciativa de la derecha más rancia.

Planteó reparos a la reglamentación de la ley de legalización del consumo y distribución de la marihuana, coartando con el básico derecho individual a decidir qué fumar, y fomentando la ilegalidad del consumo y por lo tanto el narcotráfico.

Amigo personal de los dueños de la empresa de transporte CUTCSA, del empresario de la flota más importante de taxis de Montevideo Óscar Dourado, que persigue a los trabajadores que se organizan sindicalmente, también amigo de Paco Casal, el empresario más adinerado de Uruguay, tristemente conocido por poner como pantalla sus negocios en al ámbito deportivo para realizar operaciones de trata de personas… o sea, Tabaré es un personaje conservador por donde se lo mire.

Tabaré es el Frente Amplio

Pero Tabaré no es “la manzana podrida” del Frente Amplio, sino que es su principal dirigente, el que logra articular al interior de la coalición a todos los sectores que lo componen. Es uno de sus principales ideólogos, y por lo tanto es quien marca muchas la agenda y la orientación de las políticas frenteamplistas.

Las mujeres no podemos esperar nada, no solo de Tabaré Vázquez sino del conjunto del Frente Amplio, como frente que intenta conciliar los intereses de los empresarios y el imperialismo con los del pueblo trabajador.

Su principal objetivo es gestionar el estado burgués al servicio de los patrones y los capitales transnacionales, y aparecer como que gobierna al servicio de “todos y todas” dando algunas concesiones (como el matrimonio igualitario o la misma ley de interrupción voluntaria del embarazo), jugando con las ilusiones de muchos y muchas frenteamplistas que votaron a la coalición para generar un “giro a la izquierda” respecto de los gobierno neoliberales anteriores.

Con los nefastos comentarios realizados por Tabaré a muy pocos días del inicio de su gestión gubernamental, puso al movimiento de mujeres en su contra. Esta situación contribuye a que disminuyan las simpatías con su gobierno, que por cierto no fueron muchas.

Será necesario que sectores cada vez más importantes de trabajadores y trabajadoras y de la juventud puedan hacer una experiencia hasta el final con este frente de colaboración de clases en la perspectiva de un proceso de ruptura con esta dirección histórica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s