Los ganadores y los perdedores de las municipales

Por Damián Recoba

El FA retiene sus bastiones pero pierde Maldonado. Fuerte golpe para Topolansky. El Partido Colorado confirma su hundimiento. Una campaña sin atractivo. La posición de la izquierda y los trabajadores.

arton15946-1349e

Los resultados de la elección del pasado domingo arrojan que los blancos ganan en doce intendencias, el Frente Amplio en 6, y los colorados se hacen fuertes solo en Rivera. El Partido Nacional retuvo la mayoría de las intendencias, perdiendo solamente Paysandú y Río Negro. En cambio, ganó Artigas, y recuperó Maldonado, el tercer departamento del país, y al cual los blancos venían apostando.

En Montevideo, el Frente Amplio (FA) logró imponerse con poco más del 50% de los votos, mientras La Concertación debutaba con el 35% (dos puntos por debajo de la votación de los partidos tradicionales en 2010), teniendo a Novick como el principal triunfador con el 23%. La nueva alianza de blancos y colorados pagó los costos de las idas y vueltas alrededor de sus candidaturas, mientras que el partido gobernante puso a competir a dos candidatos importantes. Fue llamativo el porcentaje de votos anulados y en blanco, situado alrededor del 10%. Aquí hay una porción de votantes que en 2014 apoyaron al Partido Independiente, sumado a colorados y blancos descontentos con tener que votar a La Concertación, y frenteamplistas críticos con la gestión municipal.

En el FA, Daniel Martínez (Partido Socialista) casi que duplicó a Lucía Topolansky (30,6% a 16%), lo que es un fuerte golpe para el Movimiento de Participación Popular de Mujica, quien venía hegemonizando la interna del Frente Amplio desde 2004. Si bien, a priori no era seguro un triunfo de Topolansky en su disputa con Martínez, llama la atención la amplia diferencia, teniendo en cuenta que al salir de la presidencia Mujica se dedicó a militar la campaña. Al mismo tiempo, en la ciudad capital, La Concertación se terminó quedando con las alcaldías de los municipios CH y E, municipios sobre la franja costera sur con una composición predominantemente de clase media y media alta. Es la primera vez en muchos años que el FA pierde con la derecha tradicional cargos ejecutivos en Montevideo, aunque las alcaldías debutaron como forma de organización política en 2010.

En las presidenciales del año pasado, el Frente Amplio había ganado en catorce de los diecinueve departamentos. Sin embargo, en el interior quedo demostrado una vez más el peso de la tradición, los caudillos, y la política local en este tipo de elección. Las doce intendencias que obtiene el Partido Nacional son muestra de esta mecánica electoral, donde el aparato blanco es capaz de obtener y cuidar sus votos en base a sus prebendas tradicionales. Un dato importante y para no despreciar es que reconocidos caudillos blancos que eran senadores o diputados, “se bajaron” a competir en sus bastiones, con el objetivo de cerrarle el paso al Frente Amplio. En este marco, Maldonado se inscribe como la “gran victoria” blanca con la vuelta de Enrique Antía a la Intendencia luego de una década de gobierno frenteamplista. Si bien la contienda parecía muy cerrada, lo que terminó inclinando la balanza para el Partido Nacional fue el escándalo con la mala calidad del agua potable que terminó con un decreto de Tabaré Vázquez exonerando a los habitantes del departamento del 100% del pago de la factura de OSE.

Otra de las confirmaciones es la bancarrota del Partido Colorado, sumergido en una crisis terminal desde hace más de 10 años. El viejo partido del estado y de Montevideo sufrió su derrota histórica más importante con solo el 1,7% de los votos (en Montevideo) para su candidato Ricardo Rachetti. Por su parte, Novick, con su votación en Montevideo (poco más de 200 mil votos), aventajó al Partido Colorado en más de 40 mil votos en todo el país. Con esto, el PC queda reducido a la administración de Rivera, su último bastión.

A la izquierda del Frente Amplio en Montevideo se presentaron la Unidad Popular y el Partido de los Trabajadores. UP logró algo más de 1%, mientras que el PT el 0,14%. En una campaña dominada por la propaganda oficialista y los millones puestos por La Concertación, la voz de la izquierda quedó reducida a su mínima expresión, aunque consolida un pequeño espacio.

Opinan la izquierda y los trabajadores

En diálogo con La Izquierda Diario, Luis Rivas, trabajador de la cooperativa de ómnibus bajo gestión obrera, ABC Coop de Colonia, manifestó que “en las elecciones del domingo quedó plasmado el nivel de preocupación de los partidos del régimen por las condiciones de vida del pueblo trabajador, ninguna. Desde el Frente Amplio que es gobierno hace 10 años, hasta los partidos tradicionales, ninguno planteó nuestros verdaderos problemas. En Colonia, hay sectores de la población que ante la primera lluvia terminan bajo agua, y quienes trabajamos en el transporte debemos sufrir el pésimo estado de las calles, poniendo en riesgo nuestra vida y la de los usuarios. Carlos Moreira del Partido Nacional, será un continuador de la política que ha desarrollado Zimmer, quieren una Colonia al servicio del turismo y los empresarios, mientras estas caras son las mismas que superexplotan a cientos de trabajadores del departamento en el rubro gastronómico, hotelero, y en los locales comerciales del Shopping”. Por su parte, para Sebastián Artigas, familiar de desaparecidos y militante de la Juventud Revolucionaria Internacionalista, esta campaña electoral “mostró el agotamiento de ideas de los grandes partidos”. Al respecto dijo: “en Montevideo los slogans fueron ’vamos por más’, ’cambiemos todo’, ’un cambio de frente’, ’mete un cambio’… Pero la verdad es que nadie discutió los problemas en los barrios populares con la falta de alumbrado, pavimentación, y saneamiento. Para el Frente Amplio parece que vivimos en el país de las maravillas. Lo que se mostraba todo el tiempo en los spots era el Montevideo de la clase media, pero no el de los trabajadores y el pueblo pobre. No se les cayó una sola idea acerca de los problemas del transporte en la ciudad. Mucho menos lo iba a plantear el FA quien mantiene subsidiado uno de los boletos urbanos más caros de la región para favorecer a Juan Salgado, el Presidente y dueño mayoritario de CUTCSA. Nadie se expidió sobre la tercerización de los servicios municipales que se procesa hace años, y todos, absolutamente todos levantaron un programa ’firme’ contra el sindicato de los trabajadores municipales, ADEOM. Desde la JRI llamamos al voto crítico por el Partido de los Trabajadores, ya que presentaba candidatos que son reconocidos luchadores y llamaba a la defensa de la independencia política de los trabajadores. No así la Unidad Popular que mantiene su estrategia de fundar un nuevo Frente Amplio”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s