Por un primero de mayo obrero e internacionalista

 

La actual situación política continental está atravesada por un avance de las derechas en diversos países. Al calor de la crisis económica y con los gobiernos progresistas intentando descargar la crisis sobre los trabajadores, el empresariado y sus partidos se envalentonan y buscan acceder a los gobiernos para aplicar un ajuste aún más brutal. El triunfo de Macri en Argentina, y el de la oposición venezolana al Chavismo son parte de este proceso.

Pero sin dudas, el mayor ejemplo de los últimos días es el impeachment votado a Dilma Rousseff por parte de esa cueva de verdaderos delincuentes que es el parlamento brasileño. Quieren un gobierno de “unidad nacional” entre Michel Temer (actual vicepresidente y miembro del PMDB) y la derecha Tucana (PSDB) para avanzar en reformas estructurales en clave neoliberal. Ante esto, los trabajadores y estudiantes uruguayos que históricamente nos hemos destacado por la solidaridad y el internacionalismo, debemos rechazar claramente estas maniobras golpistas de la oposición brasileña, así como también los ajustes que desde 2014 vienen aplicando el PT con el beneplácito del capital financiero internacional y los organismos multilaterales de crédito.

Pero si la derecha está hoy de nuevo avanzando en Sudamérica en buena parte se debe a que los gobiernos como el kirchnerismo, el Chavismo, y el PT brasileño  no han dado solución a los problemas de los trabajadores y el pueblo. De esta manera han abierto las puertas de par en par para su regreso, mostrando la incapacidad de sus propios proyectos políticos para hacer cambios sustanciales en las estructuras económicas de nuestros países, signadas por el atraso y la dependencia de las potencias imperialistas. Son gobiernos que se dicen progresistas pero  que han pactado con el empresariado local y extranjero, y han pagado religiosamente la deuda externa.

Inflación y bajos salarios: en nuestro país el ajuste está en marcha

En nuestro país, el gobierno del Frente Amplio se está volviendo cada vez más impopular. La crisis de ANCAP con sus pérdidas por 800 millones de dólares, las medidas económicas, y sus disputas internas son cuestiones que hacen cada vez más evidente que este gobierno no nos pertenece a los trabajadores. Un gobierno que en sus más de 11 años de gestión se mostró como la izquierda “responsable” que administraba los negocios de los capitalistas, garantizándoles exenciones impositivas y siderales ganancias a cambio de algunas inversiones. La dirección del PIT-CNT dice temer por una “regresión a la derecha”. Sin embargo este peligro está latente a partir del apoyo pasivo de la dirección del PIT-CNT al gobierno.

Llegamos a este 1º de mayo con la inflación en más de 10% y una carestía de la vida insoportable para las familias trabajadoras. Comenzamos el año con un “tarifazo” en los servicios públicos, mientras los alimentos siguen subiendo y los alquileres también, no se puede vivir. Con la canasta básica familiar en 65 mil pesos, tenemos a más de medio millón de trabajadores que perciben salarios de menos de 15 mil pesos. Este es el modelo del “país productivo con justicia social”.

Por si esto fuera poco, las patronales de supermercados vienen desde hace meses especulando y remarcando precios de productos esenciales para la vida cotidiana. Desde el gobierno la respuesta que se ha esbozado fue el intento de “fiscalización” de precios, que además de que ya lo han abandonado no toca las grandes ganancias que ya venían teniendo desde siempre.

La dirección del PIT-CNT viene planteando también la fiscalización, y las cámaras patronales plantean que es ilegal. Frente a la especulación con los precios, debemos plantear la confiscación de las grandes cadenas y la formación de almacenes estatales bajo el control de las organizaciones d ellos trabajadores que sean las proveedoras de los bienes básicos a precios populares.

Cierres de fábricas y flexibilización de la jornada laboral

El año pasado estuvo marcado por el cierre de fábricas importantes y la pérdida del empleo para miles de trabajadores. Primero fueron Ecolat y Chery, y luego el caso más emblemático: FRIPUR. Todas patronales que se beneficiaron por años con las ventajas impositivas otorgadas por los gobiernos y que cuando ven achicarse sus márgenes de ganancia no dudan en irse y dejar cientos de familias en las calles. Ante esta situación la dirección del PIT-CNT no fue capaz de plantear un plan de lucha serio contra los despidos, los cierres, y los envíos al seguro de paro.

Ahora plantean como una solución la propuesta del gobierno de “reducción” de la jornada laboral. Esta propuesta al no contemplar que se mantengan los salarios, constituye una estafa y un engaño para los trabajadores. Para enfrentar el ajuste necesitamos construir una dirección alternativa para el movimiento obrero. Una dirección que esté a la altura de las circunstancias.

Por una alternativa de los trabajadores

El 2015 fuimos miles los que luchamos por una educación al servicio de los trabajadores y el pueblo. Hicimos asambleas y ocupaciones masivas y nos enfrentamos por miles a la esencialidad, esa medida que demostró de qué lado está el gobierno, y de qué lado docentes, estudiantes, y padres. El rol de contención del conflicto jugado por la dirección del PIT-CNT y la traición que significó el acuerdo salarial firmado deben plantearnos la conclusión política de que es necesario que los trabajadores recuperemos nuestras organizaciones para la lucha.

A los tiempos de ajuste que ya estamos transitando debemos plantarnos fuerte poniendo sobre la mesa las reivindicaciones genuinas del movimiento obrero. Si la derecha avanza en el continente y en Uruguay, la solución no puede pasar por seguir apoyando al Frente Amplio en el gobierno. Debemos “pegar por izquierda” construyendo una verdadera alternativa de los trabajadores, la juventud, y las mujeres. Una organización que plantee claramente las banderas del anticapitalismo y el socialismo, y que se construya al calor de la resistencia al ajuste que ya está en marcha. A la derecha en el continente la vamos a derrotar en las calles y con independencia política de los gobiernos y los estados.

 

 

¡No al golpe institucional en Brasil y los ajustes del PT! ¡Por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana!

¡Aumento general de salarios a nivel de media canasta básica familiar!

¡Reducción de la jornada laboral sin reducción salarial! ¡Reparto de las horas de trabajo entre las manos disponibles!

¡Ni un despido más! Estatización bajo control obrero de toda empresa que cierre o despida.

Frente a la especulación con los precios por parte de los supermercados, confiscación de las grandes cadenas y formación de almacenes populares bajo control de los trabajadores.

Recuperemos los sindicatos para los trabajadores. Por un PIT-CNT con independencia de clase, democrático, y combativo. Construyamos una alternativa anticapitalista y revolucionaria. ¡Viva la clase obrera internacional!

 

JRI logoooo logo txi.jpg LID uruguay perfil.jpg

Contacto:

Mail: tesis11agrupación@gmail.com // jrinternacionalista@gmail.com

Facebook: Agrupación Tesis XI // La Izquierda Diario Uruguay

 

DESCARGAR EN PDF: Por un primero de mayo obrero e internacionalista

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s